Cuento Corto: GP del TC Los Idolos Siempre Viven ! ! !

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cuento Corto: GP del TC Los Idolos Siempre Viven ! ! !

Mensaje  cnizzola el Vie 04 Abr 2014, 16:05

CAPITULO 1: Surge la loca idea.

El mate pasaba de mano en mano; una tradición argentina que perdura pese a todo; era siempre motivo de reunión entre amigos.
El taller; ese lugar sagrado para los hombres que llevan en su interior el sueño de ser alguna vez émulos de algún piloto; era un constante ir y venir de personajes.
En medio de la amena reunión que allí se prestaba; la voz de Oscar surgía por encima de la mayoría; con una velocidad y un ritmo que; aquel que no lo conocía; se sorprendía sobremanera; el movimiento de sus manos acompañando su verba; era su marca registrada.
Distinto el caso de su hermano Juan; mucho mas reservado y serio; siempre concentrado en su trabajo; con todo diagramado para que ningún detalle quede librado al azar.
En un intervalo de esa vuelta de mate infinita; alguien con voz muy pausada y tono de campo adentro dispara un comentario que deja enmudecida a la concurrencia.
-“Que lindo seria volver a desempolvar nuestros autos y hacer alguna carrera, aunque mas no sea; por el hecho de hacerlos rodar un rato…”; dijo Juan Manuel; al tiempo que su alpargata garabateaba un dibujo en el piso de tierra.
Fue el detonante para que todos empiecen a hablar a la vez, a cruzar ideas y organizar como; donde, cuantas vueltas, etc.
-“A ver; paren un poco; que hable Don Pancho; es el único que sabe como organizar algo bien; nosotros lo único que mas o menos sabemos hacer es armar un auto y acelerarlo!”; trataba de calmar inútilmente las aguas el bueno de Rolo; riéndose y frotando sus manos; como sabiendo lo que se venia.
Otro Oscar; apodado cariñosamente “Califa”; por su descendencia, comentaba en voz baja con su paisano Nasif acerca de la idea que se había lanzado; mientras en otro rincón; Dante y Torcuato, siempre serenos y respetuosos de la palabra ajena; empezaban a diagramar alguna estrategia en torno a la posible competencia.
Terciando en la conversación; Don Pancho; como cariñosamente lo apodaban; intentaba dar una voz de calma a los presentes.
-¡“Señores; todos tenemos ganas de volver a los caminos como antes, pero hay varias cosas a tener en cuenta para eso y si queremos hacer algo; hay una sola manera que yo conozco; organizadamente y con la debida antelación para que la carrera resulte un éxito ¡”; a lo que todos los allí presentes asintieron.
Como primera medida; se debía armar un bosquejo de lo que seria la carrera; lugares; tipos de autos admitidos y otros detalles que eran imprescindibles para no dejar nada al azar.
Luis Rubén; soplándose su flequillo de manera infantil; daba una pauta que era muy bien recibida por todos; refiriéndose que los autos no eran problema; lo ideal seria correr con el que uno se encuentre identificado en su campaña deportiva; después el tipo de carrera y el piso a transitar harían el resto para emparejar, algo que a todas luces parecía razonable.
Otro que terciaba en la charla era Roberto; muchacho oriundo de Carlos Casares; quien también acotaba de manera lógica que debía priorizarse la cantidad de pilotos habilitados para tal fin: -“Propongo que corran aquellos que tengan como mínimo 5 carreras ganadas o un campeonato, para así poder minimizar riesgos y que los pilotos que no cumplan con este punto; puedan ser acompañantes”; moción que fue ampliamente aceptada por todos.
-“Veo que estamos bien encaminados; casi diría con pie firme”; mientras en su boca se dibujaba una sonrisa enorme y las risas de todos contagiaban el ambiente. El autor de la ocurrente frase no era otro que Don Carlos Walter; quien en un accidente había perdido su pierna, a lo cual el primero en mofarse de su estado era él.
A continuación se instalaba un debate sobre como organizar el tema de la carrera en si; ya que la parte que correspondía a los autos habilitados y los participantes había quedado prácticamente cerrada.
-“Seria bueno armar algún Gran Premio como los de nuestra época, así rememoramos aquellos tiempos y hasta quizás recuperemos algún recuerdo perdido por ahí”, aportaba inteligentemente; tal su costumbre don Marcos; “sapito”; para los amigos; que los tenia y muchos diseminados por todo el territorio argentino.
Junto a Luis Rubén; otro de los pagos de Arrecifes que se prendía era Don Ángel; al cual la mayoría de los presentes le reverenciaban un gran respeto; puesto que era el primer campeón de TC y una persona con conocimientos y respetuosa de sus colegas al extremo.
avatar
cnizzola

Mensajes : 292
Fecha de inscripción : 11/02/2013
Edad : 48
Localización : San Andres

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.